El dólar se dispara frente al resto de monedas y, en especial, frente al euro.  

La divisa europea euro cae un 1,2%, hasta 1,306 dólares, que igualada el mínimo de la semana pasada. La nueva directriz es el probable ensanchamiento del diferencial de tipos entre EEUU y Europa, después de que el miembro de la Fed, William Poole, señalase una posible aceleración del endurecimiento monetario estadounidense.

William Poole, presidente de la Reserva Federal (Fed) de San Louis, señaló ayer que la autoridad monetaria podría evitar el ritmo "mesurado" utilizado hasta ahora para elevar los tipos de interés en EEUU. Éstos se encuentran en el 2,25% frente al 2% en la zona euro. Es decir, por primera vez desde mayo de 2001 los tipos estadounidenses son mayores que los europeos, mientras que hace sólo siete meses, la Fed mantenía en el 1% su tipo oficial, en tanto que el Banco Central Europeo (BCE) los tenía en el 2%.

Diferencial de tipos

Sin embargo, desde el 30 de junio de 2004, la Fed ha subido por cinco veces, consecutivamente, el precio del dinero, abandonando los niveles históricamente bajos en que se encontraban. Bajo esta perspectiva se ha reforzado la escalada del dólar. Unos tipos de interés más altos en el área dólar incrementarían el atractivo de los activos denominados en esa divisa frente a, por ejemplo, el euro, en la medida en que ofrecen mayor rentabilidad.

Precisamente, el pasado 5 de enero, el Comité del Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de Fed publicó el detalle de su última reunión, mantenida el 14 de diciembre, en el que expresó su temor a "riesgos inflacionistas" con el actual nivel de los tipos de interés, si bien subrayó que la inflación está actualmente contenido. El comunicado desató los temores en el mercado sobre una aceleración en el ritmo subidas del precio del dinero, que se encuentra en el 2,25% tras cinco subidas consecutivas -de 0,25 puntos cada una- en 2004.

Diferencial de crecimiento

El otro factor implicado en el cambio de perspectivas sobre los tipos de interés es la posición europeo. Ayer, el Banco Central Europeo (BCE) demostró que no está por la labora, de momento, de endurecer su política monetaria, a pesar de los riesgos para algunas economías europeas con exceso de liquidez y un fuerte crecimiento del crédito.

Jean-Claude Trichet, presidente del banco, reiteró que los movimientos bruscos en el euro no son bienvenidos, "y resultan indeseables para el crecimiento económico". En este sentido, el diferencial de crecimiento entre la economía de la zona euro y la estadounidense se mantiene sostenible en el tiempo, y mientras los Quince crecieron al 1,7% en el cuatro trimestre de 2004, EEUU registró un incremento del PIB del 4%.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.