En su boletín estratégico para hoy, los analistas de divisas de Barclays Capital consideran que el mercado debe digerir una gran cantidad de datos en un corto periodo de tiempo.

"A las 14,30 horas se publicarán los datos de empleo en EEUU, y quince minutos después, el presidente de la Fed, Alan Greenspan, comenzará a hablar de la balanza por cuenta crriente en Londres", apunta el informe.

A la espera de que eso suceda, el dólar muestra un tono mixto y sube un 0,1% frente al euro, hasta 1,296 unidades, en tanto que baja un 0,5% ante el yen, hasta 104 yenes por dólar. El billete verde se ha colocado en máximos desde el 19 de noviembre frente al euro, el principal tipo de cambio del mercado. Ayer, la divisa europea sufrió una caída de medio punto porcentual, después de que el Banco Central Europeo (BCE) confirmase el mantenimiento de los tipos de interés y corroborase que no hay expectativas de que esto vaya a cambiar.

Espectativa sobre el precio del dinero.

El mercado ha tomado nota del diferente escenario para el precio del dinero en EEUU y Europa. El martes, la Fed elevo por sexta vez consecutiva sus tipos, hasta el 2,5%, colocándolos 50 puntos básicos que el tipo de referencia europeo. Este diferencial comienza a primar la inversión en dólares frente a euro, en la medida en que se obtiene una rentabilidad base mayor.

Los expertos señalan que este puede ser una de las claves que rompan la tendencia bajista del dólar, inmerso en su peor racha desde el trienio 1985-87 y tuvo su último achaque bajista en el crash bursátil de octubre de 1987. El ajusta bajista del dólar frente al euro dura más de tres años y alcanza el 40%, equivalente a la inversa una revalorización del 58% para el euro.

Stephen Roach, economista jefe de Morgan Stanley, considera que China y EEUU se enfrenan a dos ajustes clave en 2005. En primer lugar señala el endurecimiento de la política monetaria estadounidense. "El banco emisor norteamericano debe elevar su tipo a corto plazo desde cero a un nivel positivo capaz de contener la inflación y los riesgos especulativos", explica.

En segundo lugar, el otro factor de influencia para la economía global preparación de un nuevo régimen cambiario chino. "China se apresta a adoptar un régimen cambiario más flexible, aunque aún se desconoce el momento para ello. Éste es un signo positivo de un modelo de desarrollo más equilibrado yde la maduración del 'milagro chino'", añade.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.