Como si se tratase del relato Aladino y la lámpara maravillosa, el jeque Ahmad Fahad al-Ahmad al-Sabah recibirá a sus colegas de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Kuwait el lunes en un clima de lujo y optimismo. Para aflicción de los países industrializados, los días de petróleo caro prometen extenderse por séptimo año consecutivo. El optimismo del jeque, que preside la OPEP, se debe a que la opinión mayoritaria entre los analistas es que el cártel será capaz de mantener el petróleo por encima de 50 dólares. Aunque con un pero: quizá necesite bombear un poco menos para lograrlo.

En una reunión preparatoria de la cumbre de Kuwait, el ministro saudi de Petróleo, Ali Naimi, resumió gráficamente el sentir del cártel: "El mercado está precioso".

El consenso sitúa el precio medio del crudo en 2006 en 55 dólares, en linea con la cotización media de este año -56,5 dólares- y tres veces más que en los noventa.

"La OPEP no tiene más que sentarse y disfrutar", dice Francisco Blanch, estratega de materias primas de Merrill Lynch en Londres. Sin embargo, la cotización del crudo también ha perdido un 18% con respecto a los máximos de agosto.


Aunque se esperan precios altos, la mayoría define 2006 como un año de transición, en el que la media será alta, pero sin volver a los 70 dólares del pasado verano.

La opinión es la siguiente: 2003 fue el año de los 30 dólares; 2004, de los 40 dólares, y 2005, de los 50 dólares. Si se pregunta ¿va a continuar la tendencia y 2006 será el de una media de 60 dólares?, la respuesta de los analistas es "no; la tendencia al alza se romperá".

De hecho, el mercado también dará una primera señal de vulnerabilidad. Frédéric Lasserre, analista jefe de petróleo de Société Générale en Paris dice que la producción de la OPEP, por primera vez en cuatro años, no aumentará. El alza de la demanda será cubierta por el aumentó de la extracción en otras regiones ajenas al cártel. Además, los inventarios están subiendo rápidamente.

También a diferencia de otros años, la capacidad de extracción total de la OPEP se elevará, gracias a nuevos proyectos en Nigeria (yacimiento Bonga) y Arabia Saudi (yacimiento Haradh). Eso deberia relajar el mercado.

El aumento de la producción no-OPEP, sobre todo en Azerbaiyán, Kazajstán, Brasil y Angola, podria forzar al cártel a recortar su producción si la demanda, en contra de las previsiones, flojea. Pero predecir la demanda y la oferta es más un arte que una ciencia, por lo que nadie está seguro de que ocurrirá más allá de marzo de 2006.

Una de las claves es el invierno: si es cálido, como los últimos, el consumo será menor; pero algunos meteorólogos advierten que será frio, lo que impulsará la demanda.

Entre las previsiones más solvente, la Agencia Internacional de la Energía anticipa que el consumo crecerá en 2006 un 2% -equivalente a 1,7 mb/d-, frente al 1,5% -1,2 mb/d-de este año. "El crecimiento económico sigue siendo robusto y eso tiene que trasladarse en un incremento de la demanda", dice un alto funcionario de la OPEP. Los últimos indicadores económicos apuntan a un crecimiento mayor del esperado en EEUU, China, y otros países emergentes. La agencia espera que la oferta no-OPEP crezca en 2006 en 1,3 mb/d, frente a menos de 300.000 b/d este año.

De momento, el cártel parece decidido a mantener su producción sin cambios. "Creo que continuaremos produciendo lo mismo. No habrá un recorte de la producción en Kuwait", dijo ayer el jeque al-Sabah. Si el mercado flojea, el cártel podría reducir algo el grifo más adelante (hay reuniones previstas para marzo, junio y septiembre). Con su producción actualmente en su nivel más alto en 25 años y las arcas llenas gracias a los altos precios, nadie duda de que la OPEP será capaz de bajar la extracción lo necesario para asegurarse una cotización elevada.

No obstante, la mayoria cree que la OPEP sólo bajará la producción si la demanda colapsa y el petróleo West Texas Intermédiate cae por debajo de 50 dólares (ahora cotiza en casi 60 dólares). Y el consenso es que un pequeño recorte bastaria para reconducir la situación.

Quienes son más optimistas y creen que el precio seguirá fuerte lo basan en la recuperación de la demanda, gracias al fuerte crecimiento económico; la escasez de capacidad de refino, y la tensión geopolitica en Irán, Irak, Nigeria, y Venezuela. "Muchos de los factores que impulsaron el petróleo en 2005 [...] continuarán afectando al mercado en 2006", dice el Departamento de Energía de EEUU en su último informe de previsiones, difundido esta semana.

Y, según algunos analistas, como Paul Horsnell, jefe de energia de Barclays Capital en Londres, "la crisis del refino será en 2006 incluso peor que en 2005". Esto se debe a que se espera que la demanda de productos refinados, como la gasolina o el gasóleo, crezca más que la capacidad de refino.

PFC Energy, la consultora de Washington, estima que la capacidad de refino aumentará en 2006 en sólo 1,1 mb/d, frente al incremento previsto de la demanda de 1,7 mb/d-. Si su previsión es correcta, la industria de refino deberá operar el año que viene al 98% de su capacidad. Con el sistema operando al máximo, cualquier accidente desbordaría la capacidad de las refinerías, lo que impulsaría el precio del petróleo y sus derivados.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.