La OPEP parece encaminada a mantener hoy sin cambios su producción ante la llegada del invierno. Pero también todo apunta a un férreo control del bombeo, con el objetivo de asegurarse precios altos en 2006. ¿Cuál será la cotización el año que viene? De las conversaciones que he mantenido con altos funcionarios del cártel en los dos últimos días en Kuwait, mi impresión es que la OPEP está segura de lograr una media de 50 dólares en 2006 con relativa facilidad. La media de 2005 se situará alrededor de 56,5 dólares por barril.

La única duda es qué ocurrirá en el segundo trimestre, cuando la demanda tradicionalmente baja por el fin del invierno en el hemisferio norte. Pero salvo por ese bache, los analistas de la OPEP están bastante satisfechos de la tendencia del consumo en este momento, gracias al fuerte crecimiento de EEUU y China. Varios funcionarios de la OPEP me han dicho que las empresas y los consumidores se han acostumbrado a 50 dólares y que pueden absorber ese nivel sin problemas.

¿Es cierto? Me gustaría escuchar sus opiniones; saber si 50 dólares no supone un problema para sus negocios y qué nivel de precios del petróleo anticipan ustedes en 2006.


La Organización de los Paises Exportadores de Petróleo (OPEP) espera que el fuerte crecimiento económico en EEUU y China se traduzca en un vigoroso aumento de la demanda de crudo en 2006, lo que mantendrá el precio del petróleo por encima de 50 dólares por barril. Ante ese escenario, el cártel se inclinaba anoche en Kuwait por mantener su actual nivel de producción, y revisar su política más adelante.

La visión de la OPEP contradice la de influyentes analistas, que predicen un año difícil para la OPEP, sobre todo en el segundo trimestre del año, con una desaceleración del consumo y una ciada de los precios. La OPEP, liderada por Arabia Saudi, bombea alrededor de 30 millones de barriles al dia (mb/d), el nivel más alto en 25 años. "No hay necesidad de modificar el nivel de producción", dijo ayer el ministro saudi, Ali Naimi.

"Será un año fácil", dijo un delegado, que anticipó que los precios se mantendrán entre 50 y 60 dólares en 2006. "Dudo que veamos cotizaciones por debajo de 50 dólares durante mucho tiempo", añadió.

La confianza de la OPEP se basa en que anticipa que el tradicional bache de la demanda en el segundo trimestre, cuando termina el invierno en el hemisferio norte, será menor que en el pasado. "Como regla general, la OPEP debe vigilar la evolución de la demanda en el segundo trimestre. Pero, por ahora, espero que el consumo se mantenga fuerte debido al crecimiento económico.La economía de EEUU creció un 4,3% en el tercer trimestre del año, superando las previsiones de Wall Street. La actividad en China, en contra de la previsión del mercado, tampoco se ha desacelerado y crece a un ritmo del 9%.


Shihab-Eldin cree que el consumo ya no baja en el segundo trimestre tanto como solía hacerlo en el pasado, debido a que la demanda de China, que se ha convertido en el segundo mayor importador de petróleo del mundo, es más estable durante todo el año. "El motor [del consumo de petróleo] ha cambiado: ahora es China", dijo en la entrevista. En los países industrializados, la demanda fluctúa más en función del encendido de las calefacciones; el pico del consumo se alcanza entre noviembre y febrero, mientras que el valle se sitúa entre abril y junio.

China mantendrá alto el valor del dolar.

"La renovada demanda y el resistente crecimiento económico de EEUU y China mantendrá el precio del petróleo en su actual nivel o por encima", dice Antonie Haff, director del programa de energía de Eurosia Group, la consultora con sede en Nueva York.

La OPEP también espera que la parada por mantenimiento de numerosas refinerias en EEUU a principios del año que viene provoque un descenso de los inventarios de productos, como la gasolina y el gasóleo, lo que podria empujar al alza los precios. "La parada de las refinerías hará que la oferta sea menor y, por tanto, que los inventarios se drenen más rápidamente de lo normal", dijo un delegado de la OPEP.

Desde que varios huracanes arrasaron una docena de refinerías en el Golfo de México, el resto de las plantas han trabajado al máximo para compensar las pérdidas. El delegado comparó la situación con la aviación: "Si mantienes un avión volando y volando, en un punto necesitas parar y hacer una revisión. Eso es lo que ocurre con las refinerías".

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.