"El petróleo se está agotando y el 90% que queda está en Oriente Medio". Lo dice un ejecutivo de la industria petrolífera llamado Bryan Woodman, que recientemente se ha asociado con un jeque del Golfo Pérsico. La afirmación debería disparar las alarmas. Aunque hay un pero: Woodman no es otro que Matt Damon, el actor de Hollywood ganador de un Oscar, y su aseveración es sólo una linea del guión de Syriana, la pelicula sobre el petróleo que se ha estrenado en EEUU.

La premiere de Syriana, recientemente en Nueva York, es la prueba más clara de que la crisis energética se ha introducido en la discusión popular en EEUU. Y, según muchas voces, su difusión avivará el debate sobre la adicción al petróleo, del que EEUU consume el 25% del total mundial.

En los últimos meses, Hollywood ya ha tratado el asunto en la pelicula The Deal [El trato], en el docudrama The Oil Storm [La tormenta del petróleo], o en la serie El ala oeste de la Casa Blanca, con un capitulo titulado The Hubbert Peak [El cenit de Hubbert, en referencia a la teoria del geólogo M. King Hubber sobre el agotamiento del crudo]. Pero Syriana, protagonizada por Damon y George Cloney, es la primera pelicula de calidad que aborda la crisis. Y lo hace con el objetivo de influir.



Participant, la empresa que ha coproducido Syriana con Warner Bross., dice sobre la pelicula: "Adicción al petróleo: mina la fortaleza económica de EEUU, contamina nuestro medio-ambiente, y pone en peligro la seguridad nacional. Tenemos que terminar con esta adicción".

Marta Frago, profesora de guión cinematográfico en la Universidad de Navarra, explica que "el impacto que tiene una película de gama alta [en el pensamiento de la gente] en Estados Unidos es poderosisimo".

La industria petrolífera también cree que Syriana calará en la opinión pública. "La película empujará el debate público. Después de los huracanes, la gente se ha dado cuenta de que EEUU no tiene una politica energética", comenta Jamal Qureshi, de PFC Energy, la consultora de Washington. "Syriana encaja en el debate, justo cuando los americanos han visto cómo el precio de la gasolina se disparaba y ahora se enfrentan a un invierno con elevadisimas facturas de calefacción", añade.

Aunque nadie tiene claro cuál será el impacto, muchos recuerdan que no es la primera vez que Hollywood ha influido en la politica energética estadounidense. En 1979, The China Syndrome [El Síndrome de China] fue clave para detener la construcción de centrales nucleares en EEUU.

The China Syndrome, con Jack Lemon, Jane Fonda y Michael Douglas, recreaba los esfuerzos de una compañía eléctrica en ocultar un accidente muy grave en una de sus centrales nucleares. El impacto de la película, que se estrenó en de marzo de 1979, sólo doce días antes del accidente del reactor de Three Miles Island, el más grave que ha sufrido la industria hasta la explosión de Chernobil, fue enorme. Desde entonces, los grupos de presión nucleares han culpado a The China Syndrome de poner a la sociedad americana en contra de la energía nuclear.

Nadie sabe si el impacto de Syriana, que llegará en marzo de 2006 a España, será similar. La película centra su trama en las relaciones de EEUU con Oriente Medio, la corrupción empresarial de las petroleras en su lucha por conseguir nuevos yacimientos de crudo y en el papel de China. Pero, como telón de fondo, su trama se aventura en qué ocurrirá cuando los precios comiencen a subir y el petróleo se vaya agotando. "Imagina que el 30% de los americanos no pueden calentar sus casas", se escucha en el tráiler de la película. "El precio de la gasolina alcanza 20 dólares por galón".

El argumento catastrófica no es nuevo. En El ala oeste de la Casablanca uno de los asesores -en la ficción- del presidente de EEUU dice: "Lo único que tengo claro es que el mundo se está quedando sin petróleo y que en 20 años vamos a morir por falta de recursos. Bueno... Morirán sólo aquellos que no lo hayan hecho antes en la guerra energética con China".

Los analistas del mercado petrolero dicen que argumentos como esos están calando poco a poco en la opinión pública estadounidense, lo que se ha reflejado en la cantidad de blogs que discuten la crisis energética. "Al fin y al cabo -dice un ejecutivo de la industria petrolera-, Hollywood ya representó el Apocalipsis y la lucha por la gasolina en Mad Max". La nueva seria de películas, de las que Syriana es la más representativa, supone un salto adelante que, probablemente, ayudará a dar forma al debate público.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.