El presidente Bush y su homólogo chino Hu Jintao no lograron ayer avances concretos en los temas más espinosos de la agenda bilateral, aunque sí algunas promesas.

Hu, que visita EEUU por primera vez, se comprometió a flexibilizar el  cambio del yuan: “En el futuro haremos nuevos esfuerzos” de modificar el sistema cambiario, dijo sin especificar cuándo lo hará y tras un requerimiento expreso del líder republicano de que Pekín tome “medidas para fexibilizar su moneda”.

En el sector manufacturero estadounidense y en el Capitolio hay muchas voces que acusan al gigante asiático de hacer juego sucio en el comercio internacional y de destruir miles de puestos de trabajo en EEUU, al vender sus productos más baratos con una divisa artificialmente baja. China sobrevaloró el yuan un 2,1% frente al dólar el pasado mes de julio, y la vinculó a una cesta de monedas después de años de fijación al billete verde.

Aunque el gesto se interpretó como un paso en la dirección correcta, el Congreso sigue sin juzgarlo suficiente y amenaza con imponer nuevas barreras a la importación china. Los congresistas cifran la infravaloración en un 40%.

Hu dijo haber captado este mensaje y el del excesivo superávit bilateral, que superó los 200.000 millones de dólares en 2005. El líder chino agregó que su país ya ha tomado cartas para mejorar el clima comercial y que lo seguirá haciendo, en particular en la lucha contra la piratería y la defensa de los derechos de propiedad. Bush, por su parte, declaró que Hu “admite que el déficit comercial es sustancial e insostenible”.

Críticas a Hu

El encuentro oficial se vio parcialmente empañado por las protestas de los defensores de los derechos humanos en China. Una mujer del grupo Falun Gong gritó, en chino e inglés, durante la ceremonia: “Presidente Bush, haz que [Hu] deje de matar”. Tampoco se produjo acercamiento en otros temas candentes como la crisis de Irán.

Pekín se resiste a seguir una política de mano dura para disuadir a Teherán de su escalada nuclear, en parte por sus intereses energéticos en el país. Hu no había visitado EEUU, pese a que ha intercambiado opiniones con Bush en varios foros globales. El viaje tiene por objeto serenar los ánimos sociales, que temen la hegemonía económica, política y militar china.  

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.