El euro se fortaleció ayer frente a la mayoría de las grandes divisas.

Marcando su máximo histórico frente al yen, ante la perspectiva de que el Banco Central Europeo (BCE) subirá más rápido de lo previsto los tipos de interés en la zona del euro. El euro subió hasta 144,05 yenes, el tipo de cambio más alto desde la creación del euro hace siete años. Frente al dólar, la moneda europea repuntó algo más de un 1%, hasta 1,2276 dólares, su nivel más alto desde mediados de enero.

Los analistas dicen que la subida se debe a la previsión de que el BCE subirá los tipos de interés más deprisa – y  más allá- de lo previsto. El banco central se reúne mañana en Fráncfort y el mercado espera que mantenga los tipos sin cambios, pero que  señale que un alza, hasta el 2,75%, es probable en la reunión de mayo.

El mercado espera subidas adicionales, de un cuarto de punto, en julio o agosto, hasta el 3%, y en diciembre, hasta el 3,25%. Sin embargo, algunos analistas creen que el BCE podría tomarse una pausa en el 3% para evitar que una apreciación excesiva del euro dañe el sector exportador alemán.

Los rumores de que algunos bancos centrales de Oriente Medio podrían diversificar sus reservas de divisas también beneficiaron al euro. Sin embargo, la mayoría de analistas era escéptico ante esos rumores, dado que los socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han elevado el porcentaje de depósitos que mantienen en dólares en los últimos meses, según los datos del Banco de Pagos Internacionales de Basilea.

La misma perspectiva de subidas de tipos impulsó la rentabilidad –que se mueve en sentido inverso al precio- de los bonos europeos. El bono alemán a diez años se situó en los niveles más altos desde noviembre de 2004, en el 3,844%.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.