Venezuela reclama que La Paz logre el estatuto de observador en el cártel al mismo nivel que México. La mayoría de la OPEP está a favor de nuevos miembros, pero los países consumidores podrían protestar.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aumentará hoy su politización al considerar su primera ampliación en más de tres décadas, con el ingreso en el grupo de Sudán y Angola, dos de los mayores productores de crudo de África.

La OPEC espera que Nigeria, que ostenta la presidencia del grupo, informe al resto de sus socios de las invitaciones que ha enviado a Sudán y Angola para unirse al grupo. Al mismo tiempo, Venezuela pedirá que la OPEC otorgue a Bolivia el rango de observador, lo que situaría al país andino al mismo nivel que Rusia y México.

La iniciativa nigeriana es sólo un primer paso de un largo proceso, que podría alargarse más de un año y que bien podría acabar en fracaso. La OPEP hoy sólo tomará nota de las invitaciones, y ni Sudán ni Angola han confirmado que aceptarán la oferta.
El ministro qatarí de Petróleo, Abdulá al-Attiyah dijo que esta abierto a la entrada de nuevos países. “La OPEP es una organización de exportadores de crudo, que está abierta a todos aquellos países que exportan petróleo”, dijo. Otros delegados del grupo han manifestado en privado el mismo mensaje.

Entre los delegados presentes en la reunión de Caracas se dice que Sudán y Angola presentan diferentes casos. En el primero, es Jartum quien está interesada en unirse al cártel; mientras en el segundo, es la OPEP quien busca que Luanda se sume al grupo.
El ingreso de ambos países podría, no obstante, enfrentarse a una oposición exterior, ya que irritará a los dos principales clientes de la OPEP: China, con grandes inversiones en Sudán, y Estados Unidos, cuyas petroleras exploran en Angola y que trata de aislar al régimen islamista de Jartum, al que ha acusado de matanzas contra la minoría cristiana.

Pero si la ampliación sale adelante, supondría un fuerte impulso para la OPEP, cuya cuota de mercado de la producción mundial de petróleo aumentaría del 41% al 43%. Ese incremento es muy significativo, ya que implica lograr de golpe la misma subida de la cuota de mercado que el cártel ha obtenido en los últimos diez años.

Más importante, Sudán y Angola son dos de los pocos países en los que la producción de petróleo está aumentando rápidamente, lo que reforzaría el poder de la OPEP en el futuro.

El bombeo de Angola ha aumentado casi un 80% en la última década, hasta 1,25 mb/d, y el Departamento de Energía de EEUU espera que alcance los 2 mb/d en 2008, “cuando entren en funcionamiento nuevos campos petrolíferos en aguas profundas”.
Sudán, que hace unos diez años apenas producía petróleo, exporta hoy más de 350.000 barriles al día (b/d). “Sudán cumple ahora los requisitos que la OPEP fija para unirse a ella”, dijo el secretario de Estado de Energía y Minas sudanés, Omer Mohammed Khair, tras recibir una invitación para sumarse al cártel firmada por el presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo.

Bolivia, mientras tanto, apenas produce crudo –sólo 45.000 b/d–, pero cuenta con las segundas mayores reservas de gas del continente americano. El estatuto de observador es fundamentalmente simbólico, pero permite a los países asistir a las reuniones del cártel, aunque no votar en ellas. Sudán y Angola son actualmente observadores, al igual que Rusia, México, Noruega –que apenas asiste ya a las reuniones–, Egipto, Omán y Siria.

El ministro de Energía de Bolivia, Andrés Soliz, confirmó que ha pedido la ayuda de Venezuela para lograr el estatuto de observador. “Es obvio que antes de la nacionalización era absolutamente imposible el soñar siquiera con que Bolivia fuera parte de la OPEP”, afirmó Soliz. 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.