El Banco Central Europeo (BCE) elevó ayer los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 2,5%

-el nivel más alto en tres años-, y sugirió que habrá nuevas subidas este año ante el mayor crecimiento económico, la elevada inflación y la aceleración del crédito a las familias.

El mercado interpretó que Jean Claude Trichet, presidente del BCE, elevará los tipos de interés al menos otras dos veces este año, hasta situarlos en un mínimo del 3% en diciembre. Si las previsiones se cumplen, el precio del dinero alcanzará su nivel más alto en cinco años. “El mensaje es claramente alcista y consistente con una subida de tipos en junio o incluso en mayo”, explica Julian Callow, economista jefe para Europa de Barclays Capital en Londres.

Trichet, alertó en Fráncfort que “los riesgos para la estabilidad de precios son al alza” y destacó que, pese a dos subidas de tipos desde diciembre, la política monetaria europea sigue siendo “laxa”.

La actividad mejora

Los indicadores económicos recientes sugieren que la actividad está mejorando”, dijo Trichet. “Aunque no hemos decidido nada a priori, estamos listos para hacer todo lo necesario para asegurar la estabilidad de precios”, añadió.

El banco reforzó su mensaje con sus nuevas previsiones macroconómicas, que anticipan un crecimiento del 2,1% este año –el más alto desde 2000–, gracias a un mayor impulso de la inversión empresarial y un fortalecimiento paulatino del consumo privado. Las ventas al por menor de Alemania, que crecieron en enero un impresionante 2,7%, confirman la visión del BCE.

La inflación, en cambio, se comportará peor de lo previsto hace tres meses, hasta situarse en el 2,2% tanto en 2006 como en 2007. En diciembre, anticipó una tasa de inflación del 2,1% y 2,0% para cada año.

El BCE seguirá realizando un atento seguimiento de todos los factores relacionados con los riesgos para la estabilidad de precios”, explicó Trichet. Tradicionalmente, el banco ha recurrido a la frase “seguimiento atento”, acompañada un mes más tarde de “vigilancia” para alertar al mercado de que un alza de tipos es inminente.

“Trichet suena como si estuviese en el campo de los halcones del BCE”, dice Erik Nielsen, de Goldman Sachs en Londres, quien revisó su previsión de tipos para final del año del 2,5% al 3%.

No obstante, Trichet eludió respaldar las previsiones del mercado, dejándose las manos libres para alterar el rumbo si es necesario. "El banco tiene en mente subir los tipos paulatinamente, pero va a comprobar que el crecimiento es sólido antes de actuar", dice Elena Nieto, analista de BBVA en Madrid.

El mercado reflejó el sentimiento alcista del BCE, con una fuerte subida de los futuros sobre el Euribor a tres meses para vencimiento en junio, septiembre y diciembre.

La rentabilidad implícita del contrato de diciembre subió hasta el 3,27%, frente al 3,24% del miércoles, lo que implica que el mercado descuenta totalmente tipos del 3% a final de año y ve una creciente posibilidad de que alcance el 3,25%. Mientras, el euro se apreció frente al dólar ante la previsión de que el diferencial de tipos entre Estados Unidos y la zona del euro se reducirá a partir del verano. El euro repuntó hasta 1,20 dólares, su nivel más alto en tres semanas.

La subida de los tipos encarecerá las hipotecas –una media de 18 euros al mes para el préstamo típico– y los créditos empresariales en España, justo en un momento en el que tanto las familias como las empresas han elevado significativamente su endeudamiento.

Si el BCE sube los tipos en junio, el incremento coincidirá con su reunión en Madrid, lo que enviaría un claro mensaje sobre su preocupación por la burbuja inmobiliaria.

Trichet ha mostrado recientemente su alarma por el fuerte crecimiento del crédito al sector privado, que aumentó a un ritmo del 9,7% en enero, el más alto desde principios de esta década. "El mayor riesgo [al alza] a corto plazo para los tipos es la evolución del crédito", dice José Alzola, economista de Citigroup en Londres.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.