Durante la semana que finalizó el 17 de noviembre los inventarios de petróleo de EEUU aumentaron en 5,1 millones de barriles, hasta 341,1 millones, mientras que los de gasolina lo hicieron en 1,4 millones, hasta 201,7 millones de unidades.

Según los datos facilitados por el Departamento de Energía, en este periodo las reservas de destilados descendieron en 1,2 millones de barriles, hasta 133,8 millones. Las previsiones de los analistas apuntaban a una mejora de 1,2 millones de unidades en las provisiones de crudo, mientras que en las de gasolina se esperaba un recorte.

Tras conocer el estado de las reservas el precio del oro negro aumenta sus pérdidas en Europa, mientras que en EEUU se da la vuelta y cotiza en positivo. El barril de Brent, que cotiza en el mercado de Londres, cae un 1,89%, hasta 59,25 dólares, mientras que el West Texas, la referencia estadounidense, sube un tímido 0,12%, hasta 60,24 dólares.

Por su parte el Instituto Americano del Petróleo (API) , apunta que durante la última semana los inventarios de petróleo disminuyeron en 1,7 millones de barriles, hasta 338,18 millones, mientras que las de gasolina lo hicieron en 766.000 unidades y los destilados en 1,4 millones.

Las importaciones semanales de petróleo crecieron en 1,04 millones de barriles diarios, hasta 10,49 millones.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.