Hace unos meses, la discusión en el mercado era si el Banco Central Europeo (BCE) subiría o no los tipos de interés hasta el 4%.

Hoy, sin embargo, el debate es si los elevará a ese nivel en mayo o esperará hasta junio. Y también si se detendrá allí o seguirá subiéndolos. Unos cuantos creen que los subirá más. BBVA, por ejemplo, prevé un 4,25%. Pero han sido el italiano Unicredito y el holadés ABN Amro los que han desatado una tormenta en el mercado, al apostar por el 4,5% a final de año.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) en un explícito mensaje recomendó el miércoles al BCE que suba los tipos al 4% en junio y que los vuelva subir más adelante si el crecimiento se mantiene fuerte. Los tipos de interés oficiales de la zona del euro no se sitúan en el 4% desde agosto de 2001. Hace tan sólo 16 meses estaban en el 2%.

La reunión del BCE hoy jueves en Fráncfort debería despejar la primera cuestión: ¿subirán en mayo o junio? Si el presidente del banco, Jean-Claude Trichet, reitera que la posición del banco es de "seguimiento muy atento" de los precios, los tipos probablemente no subirán al 4% hasta junio; si, por el contrario, dice que el BCE "vigila" la inflación, la puerta estará abierta para un alza en mayo.

Sea cuál sea el mensaje, el consenso del mercado es que antes de las vacaciones veraniegas los tipos habrán subido al 4%, un nivel desconocido en seis años.

Con la economía creciendo a toda máquina (al menos, para lo habitual en la zona del euro); el paro a la baja, y la liquidez disparada, el cóctel está servido para que el BCE tema que la inflación, ahora por debajo de su objetivo del 2%, se acelere más adelante. Desde que el banco publicó sus últimas previsiones, hace un mes, el crecimiento parece más fuerte, y la inflación da señales de estar acelerándose antes de lo previsto.

El BCE anticipó un crecimiento del 2,5% en 2007 (en enero dijo un 2,2%) y del 2,4% en 2008 (antes preveía un 2,3%). Aunque muchos pusieron en duda hace unos meses que ese nivel fuese posible, el Fondo Monetario Internacional dio la razón al banco, al revisar las suyas hasta el 2,3% tanto en 2007 como en 2008, cerca de los cálculos del BCE.

Trichet considera que el crecimiento potencial de la zona del euro se sitúa entre el 2% y el 2,25%, según dijo en una reciente entrevista con EXPANSIÓN. Si las previsiones del banco y del FMI se cumplen, la economía crecerá por encima de ese nivel durante tres años consecutivos (desde 2006 a 2008), lo que podría desatar tensiones inflacionistas.

No obstante, Trichet reconoció en la entrevista que el BCE está estudiando si las mejoras en productividad han elevado el crecimiento potencial. De ser así, la economía podría crecer a un ritmo más rápido sin generar inflación: en otras palabras, un crecimiento fuerte no implicaría subidas de tipos. Pero, por ahora, el BCE no lo tiene del todo claro, así que seguirá considerando un avance superior al 2,25% como inflacionario.

El BCE prevé que la inflación el año que viene (la más relevante para la política monetaria) se sitúe en el límite de su objetivo, justo en el 2%. La de 2007 (menos importante) la anticipa en el 1,8%. Pero El encarecimiento del petróleo (el BCE basó sus cálculos en marzo en un precio de 59,9 dólares por barril y ahora cotiza en 68 dólares) forzará probablemente al banco a revisar esos números. El FMI, por ejemplo, ya ha subido las suyas al 2% en ambos ejercicios.

Y con la masa monetaria (un indicador al que el BCE presta gran atención como señal adelanta de inflación) creciendo a su ritmo más rápido en 17 años y el crédito aumentando a una tasa de doble dígito, el banco central no tiene sino razones para preocuparse por la inflación.

¿Podrían retrasarse las subidas? 

Escuchando al BCE y revisando las previsiones macroeconómicas, parece poco probable. Sólo problemas graves en Estados Unidos, que podrían disparar la cotización del euro dolar por encima de los 1,40 dólares, podrían retrasarla.

En clave española, la política de subidas de los tipos de interés está comenzando a hacer daño. El banco Santander, por ejemplo, ha revelado que algunos de sus clientes se están retrasando ahora en el pago de las mensualidades de sus hipotecas, aunque por ahora la morosidad no ha aumentado apenas. Y la patronal de las cajas de ahorro ha advertido que el precio de la vivienda no subirá en 2008, ya que las compras se ralentizarán.

Una subida al 4% en junio podría dejar a algunas familias españolas sin vacaciones este verano.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.