13-04-2007. Jarro de agua fri­a a los bio-combustibles. Esta vez del Fondo Monetario Internacional (FMI), el organismo que dirige el ex ministro español Rodrigo Rato. El organismo, en su informe Perspectivas de la economi­a mundial, considera que los bio-combustibles podri­an ser utiles a "pequeña escala", pero advierte de que "promocionar su uso a nivel insostenibles bajo la actual tecnología es un problema".

Quienes siguen habitualmente este blog, ya conocen mi dudas sobre los beneficios de los bio-combustibles, en general, y al etanol, en particular. El informe del FMI arroja nuevas dudas sobre ellos y es una señal a los gobiernos de que la apuesta masiva por ellas podri­a ser equivocada y tener consecuencias económicas negativas.

La primera de esas secuelas es el encarecimiento de los alimentos, que en 2006 aumentan alrededor de un 10%, en buena parte debido a que el consumo de mai­z, el trigo y la soja se dispara para la producción de bio-combustibles.

En el futuro, "el aumento de la demanda de bio-combustibles probablemente causarías que los precios del mai­z y la soja aumenten mas y se muevan mas próximos con el precio del crudo como ha sido el caso del azúcar" dice el organismo.

"Las recientes propuestas para incrementar la producción de bio-combustibles en Estados Unidos y Europa probablemente presionaran aun mas al alza el precio del mai­z, el trigo y otros productos", advierte el FMI. "Precios mas altos [de esos productos] probablemente ejercerán una presión al alza en la carne, los productos lácteos, y las aves", añade.

El 17,6% del mai­z cosechado en EEUU en la temporada 2005-2006 se consumida para la destilación de etanol, y el FMI prevía que esa cifra alcance el 22,4% este año y llegue al 35,3% en 2010. Dado que EEUU produce el 40% del mai­z cultivado en todo el mundo y representa el 70% de todas las exportaciones, el aumento del consumo para la fabricacion de etanol podria reducir las exportaciones, y provocar un fuerte incremento de los precios a nivel mundial.

"Las perspectivas a largo plazo de los bio-carburantes dependen en gran medida de la velocidad a la que se adopten tecnologías de segunda generación [para su fabricación] y de la eficiencia de estas", añade el FMI.

No el mejor de los análisis para el organismo que asesora en política económica a 185 pai­ses en todo el mundo. Una salvedad: el FMI si ve futuro en algunas partes de la industria de los bio-combustibles, en particular en Brasil, donde la materia prima es la caña de azúcar.

Por eso propone que si los pai­ses consumidores, como Estados Unidos, están seriamente interesados en los bio-combustibles, retiren los aranceles a la importaciones de etanol desde el extranjero (de 0,54 dólares por galon en EEUU). Pero el propio FMI, probablemente sabedor de que el etanol en EEUU no se promueve (con una ayuda fiscal de 0,51 dolares por galón) por motivos energéticos o medioambientales, sino por simple calculo político en estados como Iowa, se responde asi­ mismo: "Ese plan no esta siendo considerado ahora mismo". rango, situado entre 28 y 35 dólares. Hasta ahora, Arabia Saudí se ha negado a elevar el objetivo de precios.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.