El informe Perspectivas energéticas internacionales indica que en 2030, la OPEP suministrará el 48% del petróleo mundial (frente al actual 41%), mientras que el grupo no-OPEP proporcionará el 52% (frente al actual 59%).


El mayor peso del cártel probablemente facilitará que persistan los altos precios del petróleo. Desde 2000, el coste de un barril de petróleo prácticamente se ha cuadriplicado, al pasar de menos de 20 dólares hasta más de 70 dólares.

El informe repite la estimación del año pasado de que la producción mundial de petróleo aumentará en 35 millones de barriles al día (mb/d), hasta 118 mb/d entre 2004 y 2030. El 68% del incremento del consumo proviene de la demanda del sector transporte, donde el petróleo y sus derivados no tienen rival.

Sin embargo, el reparto del incremento de la oferta cambia en la edición del informe de 2007 significativamente. En 2006, el Departamento de Energía de EEUU predijo que el suministro mundial de petróleo en 2030 se repartiría de la siguiente forma: 43 mb/d de OPEP; 63,4 mb/d de no-OPEP, y 11,5 mb/d de petróleo no convencional. Ahora dice que será así: 54,1 mb/d de OPEP; 53,1 mb/d de no-OPEP y 10,5 mb/d de petróleo no convencional.

De los 10,3 mb/d de diferencia entre la previsión de 2006 y la de 2007 de suministro OPEP, el ingreso de Angola en el cártel explica sólo 4 mb/d. El resto (6,3 mb/d) se debe a que el grupo no-OPEP bombeará menos de lo anticipado y, por tanto, el cártel deberá proporcionar un suministro mayor de lo anticipado hasta ahora.

De esta forma, el Departamento de Energía de Estados Unidos prevé que de los 35 mb/d extra que el mundo consumirá en 2030 saldrán de las siguientes fuentes: 21,3 mb/d de la OPEP (equivalente al 60,8%); 5,8 mb/d del petróleo convencional no-OPEP y el resto de fuentes no convencionales, como los biocombustibles, los petróleos pesados (Venezuela y Canadá) o la conversión de gas en líquidos.

Lo preocupante de estos informes es que año a año reducen la aportación del grupo no-OPEP, dejando al cártel con un mayor hueco que cubrir. El cártel, según estos modelos, siempre es capaz de cubrir la diferencia. Pero el problema es que más allá de 2015 los modelos toman sólo en cuenta circunstancias económicas y geológicas (coste de producción y disponibilidad de reservas) para estimar la producción OPEP, y no predicen si políticamente el cártel estará dispuesto a hacer las inversiones.

La menor producción no-OPEP se concentra en México y el mar del Norte.


 El recorte en la previsión de México es notable, ya que en la edición del año pasado se anticipaba un bombeo de 5,0 mb/d en 2030, y ahora se deja esa cifra en 3,5 mb/d. El agotamiento del yacimiento Cantarell, el segundo mayor del mundo por producción, es el responsable del recorte de la previsión de oferta. El informe agrega que la producción del complejo de yacimientos Ku, Maloob y Zaap, que según el gobierno mexicano compensará el agotamiento de Cantarell, será insuficiente para paliarlo.

El menor papel del crudo no-convencional en las tres próximas décadas (10,5 mb/d en lugar de los 11,5 mb/d previstos hace un año) se debe, sobre todo, a los problemas que el organismo anticipa aumentando la producción de biocombustibles, según el informe. De hecho, el Departamento de Energía de Estados Unidos anticipa un incremento de la oferta de biocombustibles de sólo 1,1 mb/d entre 2004 y 2030. Esas cifras ponen en duda la meta expresada por el presidente de EEUU, George W. Bush, de utilizar los biocombustibles para reducir la dependencia del país del petróleo extranjero.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.