Hoy nos hemos desayunado con dos bombas de profundidad disparadas por Franck Harrigan, el economista jefe del Banco Asiático de Desarrollo:

  • Si Asia (excluyendo a Japón) invirtiese la mitad de sus 2,3 billones de dólares, acumulados como reservas, en fondos globales convenientemente diversificados, la rentabilidad obtenida se multiplicará por cinco y la ganancia adicional equivaldría al 0,9% del PIB; una cantidad enorme de dinero, que se podría destinar a infraestructuras, agua, sanidad, telecomunicaciones, o incluso para crear espacio fiscal de cara al futuro; Corea del Sur y China están utilizando una aproximación cautelosa, del tipo probar y ver; también Singapur se mueve tímidamente hacia ese modelo".
  • Si se produjera una depreciación brusca de activos en los países industrializados, la consiguiente caída de la demanda afectaría a Asia.

¡Ya están cambiando dólares por "activos industrializados" y se están preparando para comprar a tope para cuando entremos en recesión!.

Que conste que ya se sabía, lo que pasa es que, ahora, es como obsceno, lo que prueba que, por fin, como no podría ser de otra manera, estamos en el proceso de purga del dólar del que tanto habíamos teorizado desde que Nixon, uno de los mejores presidentes que ha habido, desde mi favorito, Jefferson, dijo el 15 de agosto de 1971 aquellas históricas palabras: "En las últimas semanas, los especuladores han venido haciendo una guerra sin cuartel contra el dólar norteamericano... he pedido al Secretario Connally que suspenda temporalmente la convertibilidad del dólar en oro".

Se me ocurren dos cosas:

  1. 1Nuestros cocineros, ¿sabrán preparar recetas con el billete verde? (la Fed deberá poner los tipos por las nubes, ¿o no?).
  2. ¿Estará España entre esos "países industrializados" o, por contra, los amigos de Bruece Lee (entre los que me encuentro) pasarán de largo, como si de un nuevo "Bienvenido Mr. Marshall" se tratara?.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.