Hay un cenit que es el de la producción total de petróleo. Es el que vale para marcar el próximo inicio de la crisis energética de la que estamos aquí más que convencidos. Por mi parte, dicho cenit se dará, pondría la mano en el fuego, entre los años 2.008 y 2.012. Pero, fijándonos en la tipología de la producción, podremos dividir este cenit en dos y tendremos: cenit de petróleo convencional o barato y cenit de petróleo no convencional o caro. Estaréis de acuerdo en que el segundo llegará al cenit mucho más tarde que el primero.

Convencional y no convencional, son términos cualitativos, no económicos. Si lo normal (y barato) es extraer el petróleo de una manera, hacerlo de otra siempre será visto como algo marginal. Y lo marginal es síntoma siempre de rendimientos decrecientes. Y en efecto, el petróleo marginal siempre será no convencional, porque requiere grandes inversiones, infraestructuras nuevas, etc. a cambio de una poco substanciosa recompensa, que sólo se verá compensada por requerimientos del mercado que es el que marca los precios. De ahí que hasta que el mercado no lo diga, un pozo marginal será siempre caro con todas las consecuencias que ello acarrea (si no, se habría utilizado ya desde un buen principio). Por tanto, un petróleo caro no puede compensar un petróleo barato, ni substituirlo, porque si ello fuera posible ¿quiénes amortiguarían las pérdidas millonarias y durante cuánto tiempo?

El llamado petróleo convencional, para ser justos, puede ser tanto barato como caro, pues no es lo mismo extraerlo del suelo iraquí donde aflora a pocos metros, que de los esquilmados pozos de ciertas zonas de Norteamérica., por ejemplo, donde hay que perforar bastantes metros con maquinaria pesada.

Cuando hablamos de petróleo barato nos referimos al que cuesta poco de extraer o producir ¿no? Luego aquí no entra el petróleo extraído de las arenas asfálticas, ni de los esquistos bituminosos, ni del carbón, pues acarrea más gasto energético y por extensión económico y medioambiental. Este último sería pues el petróleo llamado caro.

Barato y caro son dos términos económicos que indican costes menores o mayores según la ley de la oportunidad. Cuando cierto nivel de coste sea asumible, se explotará el producto. Pero entonces, ¿por qué se está explotando algo no-rentable desde hace décadas? ¿Qué nivel de beneficios puede tener una empresa extractora de petróleo caro si éste cuesta hasta 12 veces más que el petróleo barato? ¿A qué precio vende sus barriles en el mercado? ¿O es que son unos costes que se diluyen en la gama diversa de productos petrolíferos (mayormente de coste bajo)? En 2.001, en Canadá 1 barril de petróleo extraído de arenas asfálticas costaba 12 dólares, mientras en Arabia Saudita costaba sólo 1 dólar (“La economía del hidrógeno”, J. Rifkin, Pág. 162).

Ya desde los años setenta las primeras empresas en Canadá (Syncrude Canadá - Elf y Gulf - año 1.976) empezaron a fabricar en serio petróleo no convencional (caro) en base a las arenas asfálticas y desde entonces la producción ha ido creciendo poco a poco. Estaríamos ahora en el umbral de una crisis con soluciones que se empezaron a poner sobre el tapete tras la última crisis energética. Parece que entre ambas crisis la producción de petróleo caro si bien ha crecido, lo hace a ritmos lentísimos. Y eso que el petróleo caro ya sea de las arenas asfálticas, el pesado, el de carbón y el de los esquistos bituminosos, es el que más bazas tiene de ser desarrollado, aparte del GNL.

Sabemos que hoy día consumimos casi 29.000 Mb/a. Según el último informe-tabla de abril de ASPO en cuanto a petróleo no convencional, cogiendo los datos (sin contar las aguas profundas, el Ártico y el GNL) la diferencia mundial de producción entre 2.005 y 2.050 (¡45 años!) será de tan sólo 3,4 Mb/d al año, es decir, un 4% de lo que consumimos ahora mismo al año. Si nos remitimos a 1.980 y suponiendo que cada 10 años se incrementa la producción del petróleo no convencional en 1 Mb/d al año (cosa muy optimista ya que al principio se extraía menos producción), vemos que en 70 años (1.980-2.050) la producción pasará de 0 Mb/d a 6 Mb/d, con una media de apenas 0,09 Mb/d al año. En el momento de máxima producción (2.020-2.050) el incremento es de tan sólo 2 Mb/d. Poco hemos de esperar pues de este petróleo que siempre será caro, derrochador y contaminante, por mucho que se invierta en él. Es más, cuando empiece a ser menos caro, ya será tarde.

Lo mismo podría decirse del petróleo caro de las aguas profundas y del Ártico. En el primer caso irá decreciendo a partir del 2.010 (entonces empezará a ser, no caro, sino carísimo de extraer) y en el segundo caso, su contribución al total es despreciable.

El petróleo que no cuesta extraer es barato aunque abunda cada vez menos; el petróleo que cuesta extraer (no convencional) es caro pero curiosamente abunda cada vez más al tiempo que se explora más. Así que no vale aquí decir que lo abundante puede llegar a ser barato. El agua (potable y salada) es el recurso más abundante que hay, pero ¿es barata? No, porque sólo podemos aprovechar la potable (petróleo convencional) y hemos de construir cada vez más desaladoras de agua marina (petróleo marginal) que son muy costosas comparadas con el agua de lluvia que produce la naturaleza por sí sola.

Aún quedará mucho petróleo ahí abajo. El problema es hasta cuánto están dispuestas a pagar las compañías y gobiernos. Y si el capitalismo se rige por los beneficios, no va a permitirse meter tanto dinero por que sí. La situación es similar a las crisis de alimentos del siglo XVIII: debido a la alta demografía (es decir la demanda) los rendimientos decrecientes de la tierra afectaron a toda la economía de la época. En Catalunya se destruyeron bosques, se secaron estanques y se plantaron viñedos en las colinas y en zonas inverosímiles.

Teniendo en cuenta todo lo anterior me planteo varias cuestiones.

Que el petróleo convencional es el único guía a tener en cuenta a la hora de calcular el cenit, en base a los pobres resultados de producción actual y futura que tienen los petróleos no convencionales (a excepción quizá del segmento de GNL). Y no solo por eso, sino porque el petróleo convencional representa el 78% del total producido. Evidentemente año tras año decrecerá este porcentaje y no por eso aumentará en la misma medida el petróleo no convencional.

Cuando hablamos de cenit en la producción de petróleo… ¿a qué nos referimos? Supongo que al petróleo barato convencional, ¿no? Por ello decimos: “el fin de la era del petróleo barato”. Si eso es así, basta mirar el último informe-tabla de ASPO de abril. Resulta que en el 2.005, si el mundo va a necesitar unos 80,3 Mb/d al año del tipo que sea, va a haber una oferta de tan sólo 63 Mb/d al año de crudo convencional (78%). La diferencia (22%) la cubren: el petróleo caro no convencional (según lo que he comentado antes) y el NGL. Dicha diferencia podría explicar parte de la subida de precios, ¿no? No imagino que se explote algo caro y se pueda a la vez competir con los árabes si no es a costa de subir el precio de venta o meter subvenciones a saco. Eso sería una panacea.

Luego, si el cenit al que nos referimos es del petróleo barato, ¿no hemos pasado ya el cenit hace años, cuando el petróleo barato convencional empezó a no cubrir la demanda mundial POR SI SOLO?

Es evidente que el petróleo caro no llegará al cenit hasta pasado mucho tiempo, ya que siempre habrá mucho petróleo por extraer y se hará muy lentamente. Es debido a esto último precisamente el hecho de que dure tanto…

Debería informarse (sería utópico) en los diarios y noticieros económicos del petróleo convencional y el no convencional, por separado, no ponerlo todo en el mismo saco: una producción anual de 80,3 Mb/d no es lo mismo que una producción anual de 63 Mb/d (cada año menos desde hace años) más 17,3 Mb/d (cada año más hasta el 2.020). A la tabla de ASPO me remito.

Si sólo fuera por cuestiones geopolíticas y de dependencia (éstas ya están cubiertas por las guerras preventivas), la producción del petróleo barato podría seguir creciendo hasta su cenit más o menos próximo y el resto, la producción no convencional, serviría para hacer enfadar a los “orgullosos” árabes, por ejemplo. Pero eso no es así. Nadie se embarca para hacer frente a los costes altísimos del petróleo marginal si no es por una sola cosa: la ESCASEZ REAL. Se buscan alternativas, no sólo para no depender de otros, sino porque esos otros NO nos suministrarán lo suficiente en el futuro. La realidad, sin embargo, se impone y por muchos esfuerzos que se hagan, ese 78% de crudo convencional, no será jamás compensado por el crudo no convencional. Tanto “sueñan” con utopías los defensores del petróleo no convencional, como, al revés, los defensores del convencional (leer las irreales previsiones de crecimiento en la producción de Arabia Saudita).

El tema es que, como me cuestiono, el petróleo barato convencional, tan abundante durante años, ya ha traspasado el límite de producción y no alcanza a cubrir la demanda que le corresponde. ¿Por qué sino se explotan los yacimientos no convencionales caros y marginales si no fuera porque el petróleo barato convencional ha llegado al cenit y está bajando ya la pendiente?

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.