El gobierno de Argentina redujo las restricciones sobre la compra de dólares el viernes por primera vez desde que el sistema de controles de divisas se puso en marcha hace más de dos años.

 Esta noticia ocurre después de una devaluación sorpresa del peso argentino frente al dolar a principios de esta semana. A partir del lunes, los argentinos podrán comprar dólares en función de su renta, mientras que el impuestos en la compra de dólares se reducirá a 20 % (35% antes), como comento Jorge Capitanich, jefe de gabinete de la presidenta Cristina Kirchner en una conferencia de prensa televisada .

"El gobierno considera que el precio del dólar ha alcanzado un nivel de convergencia compatible con nuestros objetivos en políticas económicas ", como comento Capitanich, sin querer responder a las preguntas de la prensa.

Desde octubre de 2011 el gobierno de Kirchner había limitado el acceso amonedas extranjeras como el dólar para proteger las reservas internacionales del Banco Central de la fuga de capitales de los ciudadanos, cansado por la elevada inflación. la escasez de dólar dio lugar a un boyante  mercado negro de divisas  donde el dólar se vende con una prima considerable sobre la tasa de cambio oficial.

Ahora parece que el gobierno ha relajado la prohibición a la compra legal de dólares para fines de ahorro  con la esperanza de disminuir la presión sobre el peso. Durante mucho tiempo el dolar ha sido visto por los argentinos como una cobertura contra las devaluaciones frecuentes en Argentina durante los últimos 60 años.

Esta semana el banco central permitió que la moneda se desploman frente al dólar. El miércoles y el jueves  el peso ha perdido un 11% de su valor.El peso cerró en 7,75 por dólar el jueves, su mayor devaluación desde principios de 2002, cuando el gobierno de la época puso fin a un sistema de paridad con el dolar moneda. El precio del peso se debilitó en el mercado negro para cerrar en aproximadamente en 13,10 por dólar, en comparación con los 12,15 del miércoles.

El banco central gastó al menos $ 100 millones para limitar la caída del peso jueves. La caída sostenida de las reservas de un máximo de 52600 millones dólares a principios de 2011 ha suscitado la preocupación de que Argentina podría tener dificultades para hacer frente a los pagos de la deuda este año y en 2015.

La devaluación del peso y la disminución de las reservas aumentan el riesgo de una profunda crisis económica con una inflación por encima del 25 %, resultado de de años de rápido incremento del gasto del gobierno, financiado en parte por la impresión de dinero. Una moneda más débil puede agravar la inflación mediante la reducción del poder adquisitivo de los consumidores y empujando hacia arriba el coste de los bienes importados.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.