16/03/2005 Los precios del petroleo  se disparan hacia nuevos máximos históricos, horas después de que el incremento de la OPEP no haya conseguido apaciguar al mercado, que teme un desequilibrio entre la demanda y la oferta de crudo. El motor de estos avances ha sido la caída de los inventarios de crudo en EEUU. El West Texas Intermediate, la referencia en EEUU, ha cotizado en 56,35 dólares, y el Brent europeo, en 54,95 dólares.

Los precios de lo barriles de referencia apenas han sentido la decisión de la OPEP, pero han reaccionado con violencia a la caída de los inventarios comerciales de petróleo y sus derivados, según el recuento del Departamento de Energía en EEUU.

En Londres, el barril de crudo Brent se dispara un 2%, o un 1,05 dólares, hasta 54,95. Antes del informe de inventarios caía 35 centavos, hasta 53,5 dólares. El West Texas Intermediate (WTI), la referencia estadounidense, ha perfora la línea de sus máximos históricos y se dispara hasta 56,35 dólares. Ambos barriles se han encarecido más del 30% desde enero.

Según el informe del Departamento de Energía, las reservas de destilados bajaron en 1,9 millones de barriles (mb), hasta 107,3 mb, y las de gasóleo para calefacción, que se ha convertido en el indicador más vigilado, bajaron 2,4 barriles, hasta 37 millones de barriles (mb), un 10% por debajo de los niveles del año pasado por estas mismas fechas.

Las reservas de gasolina crecieron en 2,9 mb, hasta 221,4 millones de barriles. Este nivel, aunque se encuentra un 10% por encima de 2002, no parece suficiente en opinión de algunos traders. Otras de las preocupaciones próximas es la capacidad de las refinerías estadounidenses para destilar el crudo disponible.

No obstante, en la último semana, se produjo un incremento de este indicador, del 89,3% al 90,7%. Los stocks de crudo (sin refinar), por su parte, subieron en 3 millones de barriles, hasta 305,2 mb.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.