Los yacimientos petrolíferos del Mar del Norte, cuya producción comenzó a decaer, pudieran desaparecer entre 202 y 2025, de verificarse estudios científicos según los cuales no existen en la región más vestigios de hidrocarburos. 
Las investigaciones geológicas son concluyentes: ya no hay grandes capas petroleras allí, dijo John Butler, economista del banco HSBC. Ahora la cuestión no es saber si la producción aumentará, sino más bien averiguar con que ritmo disminuirá, puntualizó

El especialista, señaló, que en septiembre se extrajo el 8,9% menos que en igual mes de 2013, y una cantidad inferior el 25% a la de hace dos y medio años. De acuerdo con cifras del ministerio británico de Comercio e Industria, las reservas probadas de crudo del país ascendían al comenzar 2004 a 4.490 millones de barriles, el 4% menos que en 2012.

En la década del 70 del siglo pasado, en el Mar del Norte se descubrieron ricos yacimientos de petróleo lo cual convirtió al Reino Unido en un importante exportador que en 1985 llegó a satisfacer el 4,5% de la demanda mundial de crudo.
En 1999 la producción británica de hidrocarburo llegó hasta 2,7 millones de barriles diarios, pero actualmente ha retrocedido cerca del 30%, a unos 1,9 millones de barriles cada 24 horas.

Por esta razón las exportaciones inglesas han disminuido y en junio último las importaciones de petróleo superaron a las ventas, por vez primera en 11 años. Butler alertó sobre el peligro de que los pozos se agoten con más rapidez si el precio del combustible, que en fecha reciente superó los 55 dólares el barril, siguen altos y la extracción aumenta.

Sin embargo, la consultoría Wood MacKenzie considera que Gran Bretaña seguirá produciendo hasta el 2030, aunque la extracción corre el riesgo de caer por debajo del millón de barriles diarios en 2017. Los precios del crudo, que han estado envueltos en una espiral alcista durante meses retrocedió tras la reelección del presidente norteamericano George W. Bush.
A esa caída ha contribuido la recuperación de los inventarios comerciales en Estados Unidos, mayor consumidor mundial de hidrocarburos.

Con unas reservas de 291,5 millones de barriles al cierre del 5 de noviembre, la atención se centra ahora en la capacidad de las refinerías de elevar las existencias de combustible para calefacción, de gran demanda en la temporada invernal.
El West Texas Intermediate (WTI), de referencia en el New York Mercantile Exchange, avanzó este viernes 28 centavos y se colocó en 47,70 dólares el barril, inferior el 14% al récord de 55,67 dólares establecido el 25 de octubre pasado.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.