El Banco Central Europeo (BCE) es la institución central de la política monetaria de la Unión Económica y Monetaria (UEM) y el núcleo central del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC).

El objetivo principal del BCE es el mantenimiento de la estabilidad de precios en la UEM.

El BCE cuenta con dos órganos rectores:


El Comité Ejecutivo está compuesto por el Presidente (Wim Duisenberg), el Vicepresidente (Christian Noyer) y otros cuatro miembros (Sirkka Hamalainen, Eugenio Domingo, Otmar Issing, Fabrizzio Saccomanni).

Los miembros del Comité Ejecutivo son nombrados de común acuerdo por el Consejo Europeo.

Este nombramiento se efectúa entre responsables de reconocido prestigio y experiencia personal en asuntos monetarios o bancarios, en base a la recomendación del Consejo y previa consulta al Parlamento Europeo y al Consejo de Gobierno. Su mandato tiene una duración de ocho años y no es renovable.
El Consejo de Gobierno está compuesto por el Comité Ejecutivo y los gobernadores de los bancos centrales de los Estados miembros.

Las votaciones del Consejo de Gobierno requieren el quórum de dos tercios de sus miembros y las decisiones se toman por mayoría simple, salvo en ciertos supuestos señalados en los Estatutos.

Transitoriamente, el BCE cuenta también con un Consejo General, en el que participan el Presidente, el Vicepresidente del BCE y los gobernadores de todos los bancos centrales de la Unión Europea , incluidos los de los países no partícipes en la UEM. También pueden participar en las reuniones de este Consejo los demás miembros del Comité Ejecutivo, aunque sin derecho a voto.

El BCE tiene el derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes de curso legal en la UEM, que, una vez autorizados, podrán ser emitidos por el propio BCE o por los Bancos Centrales Nacionales. Los Estados miembros pueden emitir monedas en euros, aunque el volumen a emitir está sujeto a la aprobación previa del BCE.

El Tratado de la Unión Europea concede al BCE poder reglamentario (reglamentos, decisiones, recomendaciones y dictámenes), y también legitimación activa ante el Tribunal de Justicia.

La actuación de los Bancos Centrales Nacionales debe ajustarse a las orientaciones e instrucciones del BCE.

Funciones

  • El Consejo de Gobierno se reúne al menos diez veces al año y desempeña las siguientes funciones:
  • Adoptar las orientaciones y decisiones necesarias para garantizar el cumplimiento de las funciones asignadas al SEBC.
  • Formular la política monetaria de la UEM, incluidas, en su caso, las decisiones relativas a los objetivos monetarios intermedios, los tipos de interés básicos y el suministro de reservas en el SEBC, y establece las orientaciones necesarias para su cumplimiento.Adoptar el Reglamento interno que determina la organización interna del BCE y de sus órganos rectores.
  • Ejercer las funciones consultivas del BCE.
  • Adoptar las decisiones del BCE en materias de cooperación internacional.

El Comité Ejecutivo se encarga de:

  • Preparar las reuniones del Consejo de Gobierno.
  • Poner en práctica la política monetaria de conformidad con las orientaciones y decisiones adoptadas por el Consejo de Gobierno, impartiendo las instrucciones necesarias a los bancos centrales nacionales.
  • Recibir la delegación de determinados poderes, cuando así lo disponga el Consejo de Gobierno.

Las funciones del Consejo General son:

  • Continuar las tareas del extinto Instituto Monetario Europeo sobre los progresos en el cumplimiento de los criterios de convergencia de países acogidos a excepción.
  • Emitir dictámenes sobre la supresión de las excepciones respecto de los países de la UE no partícipes en la tercera fase de la UEM.
  • Supervisar el funcionamiento del Sistema Monetario Europeo 2.

Recursos

El BCE cuenta, desde su creación, con un capital de 5.000 millones de euros, que no puede transferirse, pignorarse o embargarse y que podrá aumentarse en las cantidades que decida el Consejo de Gobierno, por mayoría cualificada.

Sólo los bancos centrales nacionales pueden ser suscriptores y accionistas del capital del BCE. La aportación de fondos de éstos se hace de acuerdo a la siguiente norma: el 50% basándose en la participación de la población del Estado miembro de cada banco central respecto del total de la población de la UEM, y el 50% restante sobre la base de la participación del PIB de cada Estado miembro en el PIB total de la UEM.

El BCE acordó que los bancos centrales de los países que no accedieran a la UEM pagarían sólo el 5% del capital suscrito, esto hace que el capital total desembolsado sea ligeramente inferior a 4.000 millones de euros.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.