La energía eólica es aquella obtenida de la energía cinética proporcionada por el viento. 

El viento se genera por el calentamiento de la superficie terrestre, este calentamiento no es uniforme ya que el aire caliente se eleva y el aire frío queda más en la superficie, generando las corrientes de aire.
La energía eólica tiene una baja densidad energética, por lo que precisa de la instalación de un gran número de generadores que dan lugar a los llamados “parques eólicos”.
Los dispositivos que generan energía eólica son los aerogeneradores, consistentes en sistemas mecánicos de rotación provistos de palas y con generadores eléctricos con los ejes solidarios al sistema motriz. El generador eléctrico puede ser una dinamo o un alternador.
Es preciso contar con acumuladores que almacenen la energía obtenida para aprovecharla en los periodos de tiempo sin viento. La energía se obtiene de forma mecánica y por tanto es directamente utilizable. Al terminar la vida útil de un aerogenerador o un parque eólico, su desmantelamiento no deja ninguna huella.
Sus principales ventajas son que no contamina, lo que favorece al medio ambiente, al generar energía eléctrica sin que haga falta una fuente de combustión, no produce gases tóxicos y no contribuye al efecto invernadero, es inagotable, además de ser una fuente de energía barata.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.