Según explica Adnan Bin Abdullah Bagdhadi, el objetivo más desafiante que se han propuesto cristalizar como principal potencia productora y exportadora de petróleo del mundo es lograr precios equilibrados del petroleo y tranquilizar a las naciones consumidoras respecto de la continuidad del suministro.

"Nuestra responsabilidad como primer productor de petróleo a nivel mundial es hacer lo posible para asegurar que llegue a todos los países, tanto productores como consumidores, a precios adecuados. En esa dirección, orientamos nuestros esfuerzos a cubrir la brecha que pueda originarse por una reducción en la oferta, ocasionada por el aumento del consumo o por otros motivos, siempre con el objeto de preservar el precio justo”.
Con esas palabras define los lineamientos que, desde su función diplomática, intenta transmitir tanto a las autoridades locales como a la comunidad argentina.

Hacia el equilibrio del precio del crudo.

SAUDI ARAMCO es una empresa integrada (1) y orientada a satisfacer las necesidades del mundo en materia de energía. Entre otras cosas, comercializa y exporta crudo a los cinco continentes a través de una compañía de carga asociada, así como también derivados, gas natural líquido y azufre. También tiene proyectos conjuntos para refinar y comercializar petróleo y sus derivados en el reino y en el exterior, e incluso lleva a cabo emprendimientos en asociación en los Estados Unidos, Filipinas, Corea y Grecia.

Sus compañías dependientes se encuentran dispersas por todo el mundo, y sus principales representaciones están en Houston, Washington, Nueva York, Londres, Dubai, Singapur, Pekín, Hong Kong, Tokio y Seúl. Asimismo, ha sido premiada como la empresa de mejor cumplimiento a nivel mundial durante tres años consecutivos.
La política petrolera del reino se basa en la posición que ocupa en el mercado internacional como poseedor de la mayor reserva, que actualmente supera la cuarta parte del total a nivel mundial”, cuantifica Adnan Bin Abdullah Bagdhadi. “Además, como mayor productor y exportador, también sustenta sus acciones en el papel que desempeña el hidrocarburo y los ingresos provenientes del sector en la economía nacional saudita, que representan más de un tercio del ingreso bruto nacional. De esa forma, el reino espera lograr la estabilidad de los ingresos del petróleo para la concreción de los objetivos de la economía nacional, su diversificación, la conservación de la cuota de crudo en el consumo energético y la continuación del aumento de la demanda. Por ese motivo se esfuerza en lograr la estabilidad del mercado, lo cual sin dudas beneficiaría a los países productores y consumidores y a la industria petrolera en general, sin perjudicar el desarrollo de la economía mundial”.
Para el diplomático, está claro que los precios demasiado bajos del crudo influyen en los ingresos de los países productores y en sus posibilidades de crecimiento, así como también en las etapas de la industria petrolera, lo cual afecta la seguridad y normalidad de las exportaciones. Los altos precios del crudos, por su parte, inciden en las economías de los países en desarrollo y en el aumento de la demanda internacional. Todo eso obliga -según explica- a unificar esfuerzos para lograr la estabilidad en el mercado.
El reino de Arabia Saudita nunca ha dejado de ocuparse en coordinar los esfuerzos de los países productores y abrir los canales de diálogo con los consumidores para lograr esa estabilidad”, asegura. “La preocupación de estos últimos por la seguridad de los suministros de petróleo y su continuidad coincide con la de las naciones productoras por la seguridad de la demanda, que aumenta permanentemente sin ninguna condición discriminatoria. De ahí que el reino haga lo posible para tranquilizar a los países consumidores por el problema de la continuidad de suministro, a través de la intervención para cubrir cualquier interrupción en los mismos. Por eso tuvo que crear una alta fuerza productiva, de la cual más de dos millones de barriles diarios no son explotados y están preparados para cubrir ese supuesto.
Asimismo, participa en las refinerías de petróleo en los mercados mundiales, y en la construcción de los grandes buques que transportan crudo para asegurar la continuidad del suministro. De ahí su reclamo para poner fin al trato discriminatorio del petróleo en los principales mercados a través de la reducción de la carga impositiva sobre los productos, con vistas a lograr un aumento de la demanda de manera natural y, por lo tanto, un crecimiento del comercio del hidrocarburo entre los países para la normalización de la economía mundial”.

Los números del petróleo

Según el informe anual emitido por la Empresa Saudita para las Industrias Básicas (SABIC), para el año financiero 1423-1424 H., que indica las realizaciones y contribuciones en progreso dentro de los Planes Nacionales de Desarrollo, la compañía ha logrado ingresos por un valor de 47.000 millones de riales sauditas (12.500 millones de dólares), y ganancias netas por 6.696 millones de riales sauditas (1.785 millones de la moneda americana). Esa cifra representa un aumento de un 135% respecto del año anterior, cuando repartió entre los contribuyentes más de 3.600 millones de riales sauditas (960 millones de dólares).
La producción total de los complejos industriales operados por la empresa durante el mismo año alcanzó los 42,3 millones de toneladas métricas. De esa manera superó las cantidades puestas a disposición del mercado que hoy ascienden a 33,9 millones de la misma unidad.

El informe también señala que las exportaciones de la firma alcanzaron cerca de un 70% del total de las exportaciones industriales sauditas sin contar la producción petrolera (39.000 millones de riales sauditas -10.400 millones de dólares-). Eso llevó a una importante mejora de la balanza de pagos, a aumentar considerablemente el ingreso de divisas y a satisfacer plenamente las necesidades del mercado interno en materia de productos petroquímicos, fertilizantes y hierro, que hasta hace poco se importaban. También indica que con ello las ventas internas alcanzaron los 8.000 millones de riales sauditas (2.130 millones de dólares), y que este año la compañía obtuvo altísimos resultados (hasta el momento nunca registrados) tanto en producción como en comercialización y desarrollo.

En línea con estos indicadores, su alteza, el presidente del Organismo Real de Al Yubail y Yanbú y titular del Consejo de Administración de SABIC, manifestó recientemente que la empresa aumentó su competitividad a nivel internacional y fue clasificada en undécimo lugar entre las firmas petroquímicas más grandes del mundo; en primer lugar en producción de urea; en segundo lugar en producción de glicol etileno metanol y éter butil terciario metílico; en tercer lugar en producción de polietileno y en sexto lugar en la elaboración de polipropileno. Además, ha multiplicado sus planes de capacitación y promoción de sus cuadros nacionales, hasta llegar a entrenar a un 82% de la totalidad de sus empleados en su sede y en otras compañías asociadas. En algunas de estas últimas, los sauditas superaron el 96% del personal, confirmando así que los planes de la organización continúan desarrollándose para la total saudización en un futuro próximo. También ha creado y desarrollado en tiempo récord 18 complejos industriales con una inversión cercana a los 100.000 millones de riales sauditas (26.600 millones de dólares), cuya producción anual supera actualmente los 42 millones de toneladas métricas y se estima llegará a 60 millones.

Para poder lograr ese objetivo, el Consejo de Administración de la firma decidió concretar algunos proyectos cuya inversión supera los 12.000 millones de dólares y contempla la ampliación de las fábricas existentes, además de la construcción de otras nuevas que tiene previsto crear durante la próxima etapa.
Existe un extraordinario proyecto estratégico para que SABIC pueda ocupar el lugar que le corresponde a nivel internacional”, comenta el embajador. “Se trata de unificar y desarrollar las normas de trabajo (un proceso cuyas dos primeras etapas ya han sido concluidas y la tercera se inició), que coincide con la aplicación del proyecto de los servicios comunes, ya que ambos tienen como objetivos mejorar el aprovechamiento de los recursos humanos y materiales, reforzar las capacidades competitivas de la empresa, reducir los gastos de operación y aumentar las ganancias”.
En materia de gas natural, en el reino se han realizado muchas obras durante las dos últimas décadas, debido a que hasta fines de los años 70, cuando el gobierno encargó a la empresa estatal ARAMCO la construcción de una red para la distribución del fluido, no se habían ejecutado obras esenciales para su producción y distribución.
Se calcula que las reservas de ese hidrocarburo en Arabia Saudita ascienden a más de 219 TCF’s, el equivalente a un 4% de los recursos mundiales. Ocurre que las obras de exploración y descubrimiento de gas continuaron durante la década de los ’90, y alcanzaron una media anual de 4 TCF’s (en el año 2000 la producción del fluido superó los 3.500 millones de pies cúbicos diarios que se consumían localmente en su totalidad). Hoy, el reino ocupa un lugar preponderante en ese campo, ya que está considerado el principal productor y consumidor de gas en el mundo, así como también un importante exportador de sus productos líquidos.
El gas natural se utiliza para el consumo local como combustible, la producción de energía eléctrica y la desalinización del agua de mar. Además, de allí se extraen líquidos que son utilizados en parte para el consumo local y las industrias petroquímicas, mientras que el resto es exportado hacia los mercados internacionales. El volumen de producción de esos líquidos supera actualmente los 700.000 barriles diarios, de los cuales se consumen localmente 143.000 por día.

¿Cómo evalúa el desenlace del conflicto armado en Irak y de qué forma puede impactar en la economía árabe?
Deseamos que Irak retorne a su situación natural, y que se ponga fin a la crisis actual para restablecer la estabilidad y la seguridad en la región. Es fundamental recuperar el equilibrio económico, político y militar, ya que es una de las áreas petrolíferas más importantes del mundo, donde cualquier elemento negativo puede influir no sólo en el bloque como conjunto sino también en cada uno de los países que lo componen. Sobre todo en Irak, por ser uno de los principales productores de crudo y sus derivados. En ese sentido, la estabilidad de esta nación ayudaría a la región y al mundo a mantener los precios en el mercado del petroleo y contribuiría favorablemente con la economía global.

¿Temen nuevos atentados contra instalaciones petroleras en su país?

No. No es interés de nadie que esto ocurra. Además, las instalaciones están bien protegidas con eficaces equipos de seguridad.

¿Cuáles son los objetivos que se ha propuesto cristalizar durante su gestión? ¿Y los desafíos más importantes que debe superar para lograrlo?

Durante el tiempo que llevo en la República Argentina me he esforzado por cristalizar algunos objetivos que contribuyan al desarrollo de las relaciones económicas entre ambos países, tales como estimular las inversiones y aumentar el volumen de intercambio comercial, que en la actualidad favorece a la Argentina. Espero también constituir un Consejo de Hombres de Negocios Argentino-Saudita, con la esperanza de que pueda ayudar a ambas naciones a desarrollar sus enormes posibilidades económicas.

1): Saudí Aramco es la empresa estatal de petróleo y gas con sede central en la ciudad de Dhahran, centro este de Arabia Saudita. Wikipedia 
Director ejecutivo: Amin H. Al-Nasser
Fundación: 8 de noviembre de 1988

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.