El llamativo retorno a fuentes de energía que, según estaba previsto hace algunos años, iban a ser dejadas de lado para esta época, así como también la enorme incidencia de la OPEP en la economía mundial y sus posibilidades de mantener precios del petroleo estables a largo plazo, fueron algunos de los principales temas que trató un grupo de especialistas en petróleo reunidos a mediados de junio.

La evolución histórica de las fuentes de energía indica que el gran capítulo escrito durante el siglo xix corrió por cuenta del carbón, mientras que durante el siglo xx la posta estuvo del lado del petróleo. Aunque no está del todo definido, diversos recursos compiten por estos días para determinar cuál será el que dé la nota durante el siglo xxi. Entre ellos se destaca el biocombustible. Sin embargo, tal como recuerda Marcelo Martínez Mosquera, vicepresidente de Tecpetrol y referente del sector petrolero argentino, "aunque parezca mentira”, el mundo está volviendo al recurso petroleo.

Dependencia al petroleo.

Según diversos especialistas, la situación actual por la que atraviesa el mercado energético mundial está fuertemente determinada por la dependencia de las naciones industrializadas y, por extensión, del resto del mundo, con respecto a las decisiones y posibilidades con que cuente la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). "Estamos en sus manos", sintetiza el directivo de Tecpetrol.
En la misma línea se expresa Emilio Cárdenas, director de Indunor, quien suma otro problema al de la dependencia. A su entender, la organización parece no tener demasiada capacidad excedente, mientras el consumo del petróleo en todo el orbe continúa en ascenso.
El panorama internacional aparece cada vez más dominado por los 11 mayores productores. En 1985 producían un 29% del total de petróleo en el mundo, mientras que en la actualidad alcanzan un 40%. "No hay punto de comparación: la Argentina obtiene 60 barriles diarios y Arabia Saudita 3.000”, subraya Martínez Mosquera.
 “Pese a los inconvenientes y al actual precio del barril de petróleo, que ronda los 40 dólares, la demanda de crudo sigue en aumento. Este proceso tiene como protagonistas a Estados Unidos, cuya actividad económica está en crecimiento, y los países del sudeste asiático, como India, China y Japón”, sostiene el ejecutivo de la distribuidora.
Los especialistas coinciden en destacar el protagonismo de Arabia Saudita al interior de la organización, seguida por los Emiratos Árabes y Kuwait, que también tendría amplias posibilidades de mejorar su actual producción.
En una entrevista concedida a este medio, el embajador saudita en la Argentina, Adnan Bin Abdullah Bagdhadi, aseguró que el mayor compromiso de su país en materia petrolera es colaborar con el establecimiento de precios estables y adecuados al mercado mundial, de manera que permitan generar un ambiente lo suficientemente tranquilo para los negocios. Al mismo tiempo, destacó la necesidad de contar con valores justos que sustenten las necesidades de los productores
Una de las naciones que puede volver a ser importante en cuanto a producción de petróleo es Rusia, que con 8 millones de barriles por día recuperó un lugar en el mercado después de la caída del sistema comunista, pese a que todavía está lejos del récord de 12 millones de barriles diarios. Ese país también tendría lugar para mejorar su performance, incluso sin realizar nuevos descubrimientos.
En cuanto a las opciones alternativas al hidrocarburo, los especialistas coinciden en que faltan al menos 30 años para desarrollar nuevas tecnologías capaces de producir sustitutos. Por tal motivo, el debate se limita a pronosticar si volverán a ser usados materiales que parecen de otra época, como el carbón, y cuál va a ser la postura de los principales productores del petróleo.
A la incertidumbre acostumbrada que genera el juego entre oferta y demanda petrolera se sumó desde hace algunos años una dificultad adicional. Se trata de la “tasa de riesgo” vinculada con el potencial peligro de acciones terroristas. Según Cárdenas, si bien en un principio se creyó que Al Qaeda dirigiría sus atentados hacia los buques de alta mar encargados de transportar el petróleo, hoy se advierte que el eje de los ataques apunta a debilitar a Arabia Saudita. “Los terroristas consideran que atacar al personal extranjero que presta servicio en ese país constituye un excelente blanco para obstaculizar el mundo de negocios en Occidente”, explica.
Al mismo tiempo, países productores importantes tienen problemas internos. Un buen ejemplo es la situación de Venezuela, que se encuentra próxima a realizar un plebiscito que podría determinar la destitución de su presidente,  uno de los representantes más combativos de la OPEP.

El Cono Sur

La situación específica de la Argentina en el contexto energético mundial está determinada en gran medida por su capacidad de producción hidrocarburífera, y por la composición de su matriz energética, que cuenta con una altísima participación del gas natural (en 2002 representó un 51% del consumo energético general). No ocurre lo mismo en otros países. En ese sentido, "aun cuando ese recurso sea muy importante en la plaza local, en el resto del mundo todavía constituye un insumo difícil. Su problema es que debe ser convertido en gas licuado para permitir su transporte, hecho que implica grandes inversiones", explica Martínez Mosquera.
Los especialistas sostienen que una buena solución para mejorar el escenario energético regional es avanzar hacia la integración de los países. “Esto permitiría que las naciones puedan buscar los mejores precios y analizar opciones de inversión para explotar nuevos suelos”, sostiene Daniel Montamat, ex presidente de YPF y secretario de Energía.
Naturalmente, el avance de ese proceso depende de la existencia de reglas claras. “Lo que pasó entre Chile y la Argentina con respecto a la exportación de gas puede ocurrir entre esta última y Bolivia. Y nadie se puede dar el lujo de enfrentar semejante riesgo. Si los países estuvieran integrados y definieran normas para la explotación energética, seguramente todos nos beneficiaríamos”, concluye el directivo de Tecpetrol.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.