Hasta que punto el BCE y la CEE están dispuestos a dejar valorizar el EURO sabiendo el efecto que tiene en las exportaciones europeas y si esto se compensa con el elevado precio del petroleo, y en caso contrario que mecanismo utilizaria el BCE para bajar el precio del EURO. 

Cuando el euro rebasó los 1.29 dólares, una intervención verbal del presidente del BCE frenó su escalada. De hecho, el BCE sólo ha tenido que intervenir de forma efectiva en el Mercado de Divisas en octubre del año 2000. 
El objetivo de entonces era el contrario: fortalecer el euro, que había caído hasta los 0.8228 dólares desde su estreno, en enero de 1999, cotizando en los 1.1782 dólares. 
Muchos creen que es hora de que el BCE intervenga, aunque sea verbalmente. Pero la verdad es que el BCE no está mostrando una gran preocupación por el alza de su divisa, limitándose a decir que lo importante es que las oscilaciones no sean bruscas. 

El euro es la divisa ideal para compensar el ajuste del dólar.

Necesario para frenar el aumento del déficit de la balanza de pagos norteamericana, que ya asciende al 5.7% del PIB. El yen podría también colaborar en esta tarea si se apreciase más frente al billete verde. Pero el Banco de Japón es más intervencionista que el BCE y no permitirá que el movimiento vaya muy lejos. ¡No olvides que en el primer trimestre de este año, el BCE se gastó 300,000 millones de dólares para evitar una caída del USD/JPY! En cambio, el BCE no hizo nada. ¿Por qué el BCE se muestra tan tolerante con la subida EUR/USD? Porque un euro fuerte controlará las tensiones inflacionistas en la Eurozona.

De hecho, el euro tiene espacio para subir hasta los 1.35 dólares.

Nivel en el que la cotización ya habrá compensado las presiones inflacionistas que ha generado la subida del crudo en la Eurozona. En ese punto sí que podría intervenir el BCE. No obstante, la « otra cara de la moneda » (nunca mejor dicho) es que a partir de la cota de los 1.26 dólares, ampliamente superada ya, la apreciación del euro está siendo dañina para las exportaciones europeas. Además, de momento, los altos precios del petróleo no están produciendo todavía efectos secundarios de inflación en la Eurozona.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.