América del Sur se une a la lucha global de divisas


América Latina y América del Sur dependen intrínsecamente de las exportaciones de productos básicos. La demanda china de materias primas ha cimentado desde inicios de 2.000 las economías de la región, pero la desaceleración del país asiático, unida al hundimiento del precio del petróleo, ha supuesto una fuerte caída de los precios de las materias primas.

La reciente devaluación de la moneda china acelerará más la lucha de divisas que ya existía en la región, añadiendo volatilidad y riesgo a las economías de América del Sur. Las economías de América Latina cayeron en el modelo extractivo, alimentando por las atractivas rentas  que ofrece la exportación de productos básico.

Efectos secundarios: la devaluacion de las monedas

Las monedas de América del Sur apreciaron y después de una década de ingresos fáciles provenientes de la actividad extractiva, los márgenes de ganancia han comenzado a reducirse debido al aumento de los costos de producción. El fortalecimiento de las monedas locales han comenzado a socavar el modelo económico basado en las exportaciones, la reducción de la balanza comercial y la disminución de la ventaja competitiva.

A partir de 2011, el precio de casi todos los productos básicos ha bajado significativamente, lo que provocó un serio problema comercial  para estas economías menos competitivas. Desde entonces, el petróleo ha caído desde 112 dolares a 48 dolares por barril; el  hierro pasó de 126 dólares  a 46 dolares por tonelada métrica y el precio del oro ha bajado de 1.900 dólares la onza a 1.100 dolares.

Las economías regionales, finalmente se han dado cuenta del final inevitable del modelo extractivo, pero ya  era en cierta medida tarde para reaccionar y alejarse de un previsible choque de intereses.

La mayor parte de las economías de América Latina, a fin de recuperar parte de su ventaja competitiva y amortiguar el impacto de la caída de los precios, han devaluado sus monedas e implantado controles financieros para reducir la sangría de divisas fuera de su sistema bancario.Por otro lado,  las autoridades chinas han decidido devaluar el yuan, siendo asi  el comercio frente a frente con China aún menos rentable.

El Real brasileño se ha depreciado un 30%, el peso chileno cayó un 24%. El peso colombiano se ha devaluado rozando un 30%, y el peso argentino se ha reducido al 40%

Los intereses regionales comunes comenzarán a sufrir, la solidaridad regional en América del Sur ha trabajado en común  los engranajes del comercio, pero bajo la presión de una profunda crisis económica,la competencia es capaz de desplazar a  la cooperación.

La posibilidad de un acuerdo comercial MERCOSUR-UE también supondrá un gran dilema a los Estados miembros, que estarían  cada vez menos dispuestos  a anteponer el bien común a las ganancias individuales.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.