El peso argentino mantiene su camino alcista ayudado por la debilidad generalizada del dólar estadounidense. 

Sólo en noviembre, el peso doméstico se ha apreciado un 0.76%, lo cuál no está nada mal. Supongo que ya sabes que en las plazas cambiarias de Argentina se da por descontada la intervención del Banco Central Argentino, que persiste en su política intervencionista con el objetivo de evitar una mayor revalorización del peso para mantener la competitividad de la economía nacional.
Otro factor de la firmeza del peso son las masivas liquidaciones por parte de exportadores argentinos. Ello está llevando a vuestro Banco Central a efectuar compras diarias de dólares para frenar la tendencia de firmeza que muestra vuestra moneda. En las últimas rondas el Banco Central de Argentina ha comprado unos 50 millones de dólares por día. Aprovecho para comentar que la mayoría de las monedas regionales presentan una situación similar.
En Brasil, por ejemplo (que es el mayor socio comercial de Argentina), el real también está escalando posiciones.

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.