Las autoridades chinas han bajado la tasa de referencia de yuanes a un nivel no visto desde Septiembre del 2010, frente a un dolar revigorado.

El banco central chino ha fijado en 6.7008 yuanes por dólares la nueva tasa de cambio, se permite que el yuan fluctúe frente al dólar dentro de un margen de más o menos 2%. Esta es la primera vez en seis años que la tasa es superior a 6.7 yuanes por dólar.

Después de una repentina 5% de depreciación del yuan en agosto de 2015, que tenía sacudido los mercados mundiales y alimentó los temores de evaluación competitiva, Pekín había dicho que había desarrollado un nuevo método de cálculo del tipo de cambio central para reflejar mejor los movimientos del mercado. Un año más tarde, el yuan todavía no es libremente convertible, ya que el banco central chino siempre puede intervenir para ajustar el tipo central a voluntad. Se sospecha que Beijing manipule con regularidad su moneda para impulsar sus exportaciones

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.