Estos días resulta difícil saber cuál es el verdadero precio del petróleo en el mercado global. Tradicionalmente, el crudo Brent (en Europa) y el West Texas Intermediate (WTI) (en Estados Unidos) servían como referencias principales, con su precio moviéndose en paralelo, con otras variedades, como el crudo Dubai o el Louisiana Light Sweet (LLS), ejerciendo un papel secundario. Pero en las últimas semanas el valor del WTI como referencia está en duda, según analistas e intermediarios del mercado.
"Una referencia rota", dice Ed Morse, de Lehman Brothers en Nueva York, al referirse al WTI. Debido a varios problemas, mientras la cotización del Brent escalaba hacia los 70 dólares por barril, al igual que la del LLS, la del WTI se ha quedado atascada cerca de los 60 dólares por barril.

El diferencial entre ambos, que habitualmente solía situarse en menos de dos dólares por barril a favor del WTI, se ha invertido hasta un reciente máximo histórico de seis dólares por barril a favor del Brent. "La debilidad del WTI frente al Brent va en contra de la norma", dice Francisco Blanch, de Merrill Lynch en Londres.
El precio de ambas referencias es clave para el mercado, ya que la compra-venta de otros crudos se vincula a ellas mediante fórmulas, que suelen incluir una prima o descuento, en función de calidad. Si el WTI no refleja correctamente el precio, por el problema que sea, la cotización de millones de barriles de crudo podría desajustarse.

Una lista de las principales variedades de crudo.

El problema del WTI tiene localización: Cushing, un pequeño pueblo (8.371 habitantes) en medio de las llanuras de Oklahoma, en EEUU. Allí se encuentra un importante nudo de oleoductos, y también el punto de entrega del contrato de futuros sobre el WTI que cotiza en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex).

A diferencia de los contratos de crudo Brent, que se cierran mediante transacciones financieras, los de WTI implican la entrega física del petróleo, precisamente en Cushing. Por eso, el nivel de inventarios allí es clave. Ahora, una combinación de falta de capacidad de almacenamiento, entrada masiva de crudo canadiense y la caída de la demanda por el mantenimiento de varias refinerías, ha inflado los inventarios.
La entrada de crudo canadiense se ha agravado recientemente con la reversión del oleoducto Spearhead, que antes transportaba crudo desde Cushing hacia Chicago (mapa), y ahora lo llevada desde Canadá, a través de Chicago, hacia el área de Cushing. Los 125.000 barriles al día (b/d) adicionales de Sperhead han contribuido al desequilibrio.
Con más crudo en Cushing, la avería y el mantenimiento en varias de las 14 refinerías de la zona han empeorado la situación. Las plantas consumen en situaciones normales alrededor de 2,3 millones de barriles al día (mb/d), pero la demanda se ha reducido en las últimas semanas en 480.000 b/d, hasta 1,85 mb/d.
El resultado de mayor oferta y menor demanda ha sido el vaumento de los inventarios en Cushing, hasta 28 millones de barriles, un 10% más que en 2006 y casi un 40% más que en 2005. La semana pasada bajaron a 26,8 millones. Debido a la falta de oleoductos para evacuar el exceso a otros mercados, el punto de entrega del contrato del WTI ha quedado saturado, provocando un descenso del precio con respecto a otras referencias.
Los analistas, por eso, consideran que el WTI ya no refleja lo que sucede en el mercado global, sino la situación local en Cushing. La situación ha provocado que el Brent sea la referencia más seguida, secundada por el LLS y el Dubai.
Las empresas, como las aerolíneas, que usan los futuros del WTI que cotizan en el Nymex para cubrir su exposición al precio del petróleo se enfrentan al problema de que su contratos no reflejan lo que ocurre en el mercado global de crudo. Algunas podrían perder dinero y, muchas, podrían considerar abandonar el WTI a favor del Brent, según fuentes del mercado.
La situación podría mejorar a medida que el exceso acumulado en Cushing desaparezca, con la puesta en marcha de las refinerías paradas y la entrada en servicio de un nuevo oleoducto, que ayudaría a mover el crudo a otros mercados. Pero algunos analistas creen que el problema no desaparecerá hasta 2008 ó 2009.
La crisis del WTI podría beneficiar el lanzamiento, en los dos próximos meses, de dos contratos sobre futuros de crudo en Oriente Medio. Por un lado, el Intercontinental Exhange (ICE), en cuya plataforma cotiza el Brent, lanzará un nuevo contrato, denominado Dubai, el 21 de mayo, sobre la variedad de crudo Dubai. Por otro, la Bolsa Mercantil de Dubai [Dubai Mercantile Exchange (DME)], una asociación del Nymex y los gobiernos de Dubai y Omán, lanzará en junio el contrato Omán.
Ambos nuevos contratos podrían reflejar mejor que el WTI la coyuntura del petróleo. Actualmente el precio del Dubai en el mercado bilateral físico ya sirve como referencia para las exportaciones de crudo del Golfo Pérsico hacia Asia. "Si los futuros sobre el crudo omaní de la Bolsa Mercantil de Dubai despegan exitosamente, se podría producir un transvase de liquidez a este contrato, que creemos refleja mejor el suministro mundial de petróleo", dice Morse.
Los países productos, mientras tanto, ya se han ajustado a los problemas del WTI, ajustando las fórmulas a partir de las que se calcula el precio de venta de sus crudos. Por ejemplo, el descuento del Arab Light (el principal crudo saudí) sobre el WTI, por ejemplo, se ha reducido de 4,5 dólares a un mínimo de, al menos, 10 años de 1,5 dólares por barril.
Por eso, estos días es más importante observar la evolución del crudo Brent para saber qué esta ocurriendo realmente en el mercado global de petróleo. En el futuro, quizá haya que mirar hacia Dubai para saberlo.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.